A una hora de los municipios de Montanuy y Bonansa se encuentra la villa medieval de Aínsa.

Su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, está emplazado sobre un alto en la confluencia de los ríos Ara y Cinca. Gira alrededor de una plaza Mayor porticada y se complementa con viejas y encantadoras calles, un castillo del siglo XI-XVII, una muralla, la Iglesia de Santa María del siglo XIII e increíbles fachadas, algunas de ellas del siglo XVI y XVIII.

Todos los años pares durante el primer fin de semana de septiembre (normalmente), tiene lugar  en las calles del casco histórico el Mercado Medieval.